Publicidad
-->
Tabletas
30 Diciembre 2013

Notebooks vs. netbooks vs. ultrabooks vs chromebooks vs. tablets (guía para principiantes)

compartir en
de Eladio - Un comentario
Notebooks vs. netbooks vs. ultrabooks vs chromebooks vs. tablets (guía para principiantes)

No somos pocos los que nos hemos hecho un lío intentando diferenciar los muchos equipos portátiles que han ido apareciendo en los últimos años, de aspecto similar, pero con precios y especificaciones muy diferentes. Las compañías luchan entre sí para promocionar sus propias marcas, lo cual dificulta saber en qué categoría se encuentra cada nuevo producto que sale al mercado. Las diferencias más importantes son el sistema operativo que utilizan, la interfaz de usuario (táctil, teclado físico, ratón…), la potencia, el tamaño de la pantalla y, por supuesto, el precio.

MacBook Air

Este post no es un análisis exhaustivo, sino más bien un breve diccionario para que sepamos a qué se refiere cada palabro con el que anglosajones y asiáticos intentan vendernos sus gadgets (con bastante éxito, todo sea dicho). Todos los rangos indicados (precio, peso, capacidad, etc.) son orientativos, y con toda seguridad hay equipos que se salen de ellos, así que no os los toméis al pie de la letra. Tened también en cuenta que no hay límites definidos entre categorías por lo que algún producto concreto podría tener características de más de una de ellas. Dejamos fuera por su especificidad a los smartphones y las phablets (lo siento, pero aún no me acostumbro a llamarles “fabletas” o, peor aún, “tabletófonos”), a los que dedicaremos otro post específico.

  • Notebooks (500-2000€). Los portátiles convencionales de toda la vida. Son sin duda los más veteranos y conocidos de este listado. Básicamente tienen las mismas prestaciones que un PC de sobremesa, e incluyen sus mismos sistemas operativos (Windows, Mac OS y Linux, los más populares). Incluyen pantalla no táctil, teclado físico y disco duro. Sus ventajas son su potencia, versatilidad y buena capacidad de almacenamiento (200-700 GB, aunque hay mucha variedad). En la humilde opinión del que firma, los portátiles son todavía la mejor opción para trabajar con Word, Excel y Powerpoint (o cualquiera de sus variantes de otras marcas), ya que el ratón (externo o integrado) y el teclado físico siguen siendo imprescindibles para sacarles partido y velocidad a estos programas. Y en la práctica son los únicos de este listado, junto con los ultrabooks, que son capaces de trabajar con programas de alta exigencia de memoria o tarjeta gráfica. Suelen incluir conexión LAN y disquetera DVD, aunque esta característica sea cada vez menos valorada (¿cuánto hace que no grabáis o leéis un CD o DVD?). Su potencia y gran pantalla (12-17”) los convierten en la herramienta de trabajo ideal para uso profesional diario. En su contra están su menor portabilidad (3-5kg y gran tamaño), menor autonomía (2-5h) y precio. Todas las siguientes categorías, salvo las tabletas, podrían ser consideradas un tipo particular de notebook. 

Notebook

  • Netbooks (150-400€). Simplificando mucho, son portátiles pequeños y baratos. Su menor tamaño (8-11”) y mayor autonomía los hacen útiles como herramienta profesional fuera de la oficina. No suelen incluir disquetera y tienen menos potencia, aunque la suficiente como para lidiar con los programas habituales. Suelen usar memorias flash en lugar de discos duros por lo que su capacidad de almacenamiento (16-64GB) es menor que en los portátiles. Fueron populares hace unos años pero ahora están perdiendo fuerza por el avance de las tabletas, hasta el punto de que algunos fabricantes han dejado de producirlos. 

Netbook

  • Ultrabooks (1000-3000€). Simplificando de nuevo, son portátiles potentes y muy finos. La marca “ultrabook” pertenece oficialmente a Intel, y aunque por extensión a veces se usa para describir a portátiles de gama alta, finos (<0,8”) y ligeros (0,8-2kg), su nombre genérico es subnotebooks. Son equipos de mayor autonomía que los portátiles, menor capacidad de almacenamiento y buena potencia. Su ligereza y alto precio los convierte en los más selectos de este listado. 

Ultrabook

  • Chromebooks (200-500€). Simplificando, son portátiles pequeños que sólo trabajan en la nube. De este modo, estos equipos sólo incluyen el navegador web y poco más, ya que todos los programas y documentos que utilicéis estarán en la nube. Eso reduce mucho el coste, no sólo del propio equipo, sino también del software, que también está en la nube. Presumen de actualizarse automáticamente, así como mantenerse libre de virus al estar documentos y programas alojados en servidores externos adecuadamente mantenidos. Suelen ser equipos rápidos, ligeros y con gran autonomía (6-10h). El contra de estos equipos es que dependen absolutamente de la calidad y disponibilidad de conexión a internet y que muchos no se sienten cómodos con que toda su información (y digo toda) esté en la nube, y más concretamente en manos de Google (estos equipos reciben su nombre por incluir el sistema operativo de Google, Chrome OS). Os será fácil acostumbraros a ellos si ya usáis el navegador web Chrome de forma habitual. Los chromebooks son una buena alternativa a las tabletas para los que quieran tener un poco más de potencia y teclado físico. Son los equipos más modernos de este listado y aunque hasta aún no se han popularizado, algunos les auguran un gran futuro. 

Chromebook

  • Tabletas o tablets (100-600€). Simplificando, son como un smartphone con la pantalla más grande y que no se usa para llamar. Aunque hay modelos con tarjeta SIM (es decir, que tienen internet en cualquier parte), las más populares son las que sólo se conectan a internet con WiFi. Utilizan pantallas táctiles pequeñas (7-10″) y los mismos sistemas operativos que los smartphones (Android e iOS, los más populares). Suelen incluir cámaras para hacer fotos y mantener videoconferencias. Son la elección perfecta de este listado para navegar por internet, consultar el correo, redes sociales, etc. Se quedan cortas para trabajar con documentos u hojas de cálculo, aunque si le añades un teclado físico externo pueden haceros un apaño. Por todo ello, son equipos ideales para el ocio y para consumidores de contenidos, y no tanto para los que los que crean o modifican contenidos (este post ha sido escrito en un portátil, una tableta y un smartphone, y el orden de comodidad para hacerlo decrece en ese orden). Son los grandes triunfadores de la actualidad y están sustituyendo a muchos de los equipos de este listado gracias a su gran comodidad (son los más ligeros, finos y pequeños) y precios razonables. Sus inconvenientes son sus limitaciones para trabajar con documentos y su baja capacidad de almacenamiento (16-64GB) aunque esto está siendo compensado gracias a la oferta de almacenamiento en la nube, cada vez más barata y amplia.

iPad

Además de todos estos equipos podréis encontrar productos mixtos (tabletas con teclado físico, netbooks con pantalla táctil…). Un problema que han tenido muchos de ellos es que el público ha tenido dificultades para entender cuáles eran sus prestaciones al no saber catalogarlos adecuadamente. Espero que este post consiga despejar algunas dudas al respecto.


¿Tienes algo que decir?

Deja tu comentario

Eladio

Emprendedor, profesor, redactor y algo friki. Fan de la lectura, las cervecitas y vivir la vida sin ser espectador de la misma. Con orejas bien abiertas, que de todo el mundo se puede aprender algo

180 artículos | 513 comentarios http://laifr.com

This is the sidebar content, HTML is allowed.

Otros lectores han dejado estos

Comentarios

Un comentario

  1. […] En el caso de dispositivos móviles (smartphones, tabletas,…) no es práctico tener una copia local de todo porque ocuparía demasiado espacio. En estos casos puedes consultar los datos uno a uno, descargando de la nube lo que hace falta en cada momento. Eso ralentiza la velocidad pero nos permite tener acceso completo a toda la información estemos donde estemos, por lo que merece la pena la espera. Con apps adecuadas podemos incluso modificar los archivos desde el móvil o tableta, aunque es más incómodo que desde el ordenador. […]