Gracias a una serie de modificaciones que por un lado le hacen flotar, y por otro lado le permiten propulsarse sobre el agua, esta motocicleta es capaz de hacer surf. El diseño y aplicación de estas modificaciones le han llevado un par de años a Robbie Maddison, el piloto que vemos sobre la moto. A juzgar por la espectacularidad del vídeo, han merecido la pena.

Vía: PetaPixel.


¿Tienes algo que decir?

Deja tu comentario