La imagen de abajo puede dar un poco de grima pero en realidad es algo bastante curioso. Se trata del cerebro de una persona que vivió hace 2600 años en lo que ahora es el Reino Unido.

Cerebro de 2600 años

Lo habitual es que todos los tejidos de una persona enterrada sean consumidos por hongos o que se estropeen por el contacto con sustancias como el oxígeno y muchas otras, pero en este caso la falta de oxígeno, al estar la cabeza dentro de un bloque de arcilla, fue lo que ayudó a que este cerebro, encontrado en el año 2008, sobreviviera tantísimo tiempo en relativas buenas condiciones.

Vía: IFLS.


¿Tienes algo que decir?

Deja tu comentario